Política de cookies

Jaguar desea usar cookies propias y de terceros para almacenar información en su ordenador con la finalidad de mejorar la navegación por nuestra web, obtener datos estadísticos de la navegación de nuestros usuarios y enviarte información publicitaria de aquellos productos y servicios que pudieran ser de tu interés. Una de las cookies que utilizamos es esencial para el funcionamiento de determinadas secciones de la web y ya ha sido activada. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Si lo deseas, puedes eliminar y bloquear todas las cookies de esta web, aunque de hacerlo es posible que algunos elementos no funcionen correctamente. Para más información sobre nuestra publicidad basada en la actividad online y las cookies que utilizamos y cómo eliminarlas, consulta la sección referente a nuestra política de cookies.

Aceptar

JAGUAR, LICENCIA PARA CONQUISTAR

El mejor detective del mundo, del que hemos visto su evolución desde que el escritor Ian Flemming en 1953 le dio vida, sigue siendo en la actualidad un éxito tanto en la literatura como en las pantallas.

Han sido varios los que han encarnado a James  Bond, empezando por Sean Connery y llegando hasta Daniel Craig, habiendo salido un par de nombres a la palestra sobre quien será el siguiente 007.

Los villanos y mujeres que han rodeado al agente, son otras de las figuras sin las que probablemente no estaríamos hablando de él. Pero si 007 ha tenido algún cómplice en toda su saga han sido sus coches.

No han sido pocos los que hemos visto en la pantalla pero si de algo se caracterizan todos es de contar con inteligencia británica, y Jaguar se ha convertido en el mejor ejemplo. Un orgullo para la marca, participando tanto con vehículos de producción como con prototipos.

Vehículos que no se podrían ajustar mejor a la elegancia y lujo que caracteriza a este film, capaces de resistir a las persecuciones más salvajes sin perder ese estilo que convierte a Bond en un icono de clase y estilo.

La fabricación de vehículos Jaguar conlleva que al final de la cadena de producción, inspectores especializados revisen minuciosamente el resultado obtenido para cumplir la exigencia que dicta esta obra de arte de la ingeniería.